Valladolid. Más luz y atracciones para subir la adrenalina

 

El Real de la Feria abre sus puertas hasta el 29 de septiembre con unas 140 atracciones. El ‘Día del niño’ se celebrará el domingo 22

Más de 20 días para poner a la adrenalina en cuotas máximas. El Real de la Feria estará hasta el 29 de septiembre con más de 140 atracciones y a un precio que varía desde los tres a los cinco euros, dependiendo del tipo de carrusel, según el presidente de la asociación provincial de Industriales Feriantes de Valladolid, Juan Arcos. El día del niño se celebrará el domingo 22 de septiembre con un coste de dos euros y a partir de esa semana el precio bajará. El horario se mantiene como en otras ediciones.
La apertura es sobre las 16.30 y el cierre depende del público que haya en esos momentos.

 

Entre las novedades destaca el cambio de luces por otras más potentes, que se redondearán con una gran portada en la puerta principal de una gárgola con guirnaldas para dar la bienvenida. Además, en ese lugar también se ha colocado un plano con todas las atracciones y dos puntos de encuentro a lo largo del recinto para que la gente pueda quedar más fácilment.

Video recuerdo de la feria de Valladolid del 2018

También las atracciones suman más que el año pasado, pasando de 140 a unas 144. Esto se debe a que este año las fiestas se celebran una semana más tarde y ya no coinciden con las de Bilbao, por lo que muchos pueden prepararse para tenerlo todo a tiempo.

En esa ocasión, vuelve un barco pirata desde Andalucía mucho más moderno y espectacular y recuperan el mítico gusano loco. Repite el Mega Bross, que en las pasadas fiestas tuvo mucho éxito, y el Crazy Bot, ambientado en la época del hielo. A toda esta diversión se añaden otros puestos como tómbolas, casetas de juego, degustación de vino dulce, puestos de mojitos, de dulces y de comida, entre ellos los puestos del Bar la fama y Las tres cubas.

El montaje comenzó el pasado 26 de agosto y en algunos casos han tardado en instalarse completamente hasta el mismo viernes, dependiendo de su tamaño y complicación. Precisamente, por esas circunstancias este año no estará la noria, ya que no le daba tiempo a llegar a pleno rendimiento a esta feria.

Vídeo Montaje de la Feria de Valladolid 2019

Las que también llevan mucho tiempo de preparación es la montaña rusa, por su complicada estructura y por las grandes medidas de seguridad que tiene. Lo mismo pasa con las demás atracciones. Todas cumplen unas normas estrictas para que no ocurra ningún tipo de percance. Hay inspecciones previas y, después, un técnico colegiado certifica que todo está correcto antes de que comience a funcionar.

El 80 por ciento de los feriantes son de fuera de esta ciudad, una de las más demandadas por este sector. La antiguedad es decisiva a la hora de elegir quién viene y si sobran sitios valoran, junto con el Ayuntamiento, las peticiones nuevas, mirando si hay alguna novedad importante y procurando que no se repita ningún carrusel entre los 30.000 metros cuadrados del recinto.

Ahora, y siempre mirando al cielo para que el tiempo acompañe, solo esperan que la afluencia sea buena y repetir o superar a la del año pasado, cuyo mejor día fue el último sábado de ferias, con más de 20.000 personas dispuestas a pasar un día inolvidable en una de las ferias más valoradas por los trabajadores, según explica Juan Arcos. Desde luego, diversión y variedad están aseguradas, solo hay que poner ganas para pasar una jornada inolvidable.